Césped artificial para el rugby

El rugby pone a prueba el campo

Un campo de rugby sufre bastante durante los partidos. A pesar de que, por motivos de sensación de juego, los jugadores de rugby suelen preferir la hierba natural, problemas típicos tales como charcos de barro y zonas sin hierba pueden afectar negativamente la calidad del campo y del juego. Tampoco al club le interesa disponer de un campo de hierba natural impracticable.

El césped artificial apoya la técnica de juego

Una vez que se llegan a dominar las reglas de los ensayos, melés, 'line-outs' y 'knock-ons', se comprende la importancia de la técnica y la táctica. El césped artificial ofrece las mejores condiciones para refinar y mejorar la técnica del rugby. Pues las fibras artificiales garantizan las mismas condiciones de juego en todas las circunstancias gracias a lo cual los jugadores de rugby pueden confiar en la calidad del terreno de juego. Además, las fibras del césped artificial y el material de relleno son inofensivos para la piel y suaves para las articulaciones.

Jugar o cancelar

Los clubes con un campo de hierba natural deben cancelar regularmente sus partidos para proteger el estado del campo. Una elección difícil que gracias al césped artificial ya no deben realizar. Si prefiere no despedirse del olor y tacto de la hierba natural, puede optar por un césped artificial combinado con hierba natural.

¿Quiere inspirarse en algunos proyectos de rugby? Haga clic aquí.

Contacto